Vuelo MH370, desaparecido hace dos años: fábulas y conjeturas.

_84566686_028373107-1

«Alguien estaba mirando a Penang. Alguien echó una larga y emotiva mirada sobre Penang. El comandante había nacido en la isla de Penang.»

 

Un fragmento del ala —encontrado en agosto de 2015 en la Isla Reunión— es el único resto del que se ha podido confirmar su pertenencia al Boeing 777 que operaba el vuelo MH370 el 8 de marzo de 2014. Es posible que otras piezas, que hace poco han aparecido en las costas de Mozambique y Sudáfrica, también pertenezcan a la aeronave. El avión de la Malaysian Airlines desapareció misteriosamente con 239 personas a bordo, poco después de despegar de Kuala Lumpur, a las 0:41 horas a.m., con destino a Beijing. La señal del transpondedor civil desapareció de los radares a las 1:21 a.m., sobre el golfo de Tailandia. El radar militar detectó que entonces giró 180 grados para dirigirse hacia el sur y después se desvió hacia el oeste. Aunque los militares no han publicado la última posición exacta donde fue detectado, habría que situarla cerca de Penang, sobre las 02:22 a.m. A lo largo de ese trayecto el avión efectuó una serie de giros que nadie ha sabido explicar. Después se adentró en el océano y transmitió señales, al satélite Inmarsat, de forma regular y automática hasta las 8:19 a.m. Los expertos opinan que durante ese tiempo el avión siguió una trayectoria hacia el sur y cayó al océano Índico

En la actualidad continúa la misión de búsqueda de los restos de la aeronave en el fondo del océano, dirigida por Australia y está previsto que siga, al menos durante 2016, hasta que se hayan rastreado 10 000 millas cuadradas.

Como siempre, a la falta de explicación oficial del suceso le acompaña una cohorte de versiones alternativas y conspiratorias.

Según The Guardian, cuando el primer ministro de Malasia, Najib Razak, anunció el hallazgo de restos del ala del Boeing, Zhang Meiling, cuya hija y yerno viajaban en el avión, exclamó: «Lo quiero matar. Lo que dijo no tiene sentido.» Bao Lanfang, también familiar de pasajeros que viajaban a bordo del avión desaparecido, se mostró escéptico con las declaraciones presidenciales: «No lo creo. Han tenido 515 días —lo suficiente como para falsificar los restos.»

Que los restos hallados de la aeronave, según algunos familiares, no sean reales, puede entenderse, ya que un accidente de semejante gravedad frustra cualquier posibilidad de encontrar supervivientes. Es más difícil comprender la teoría de Jeff Wise, un escritor estadounidense de ciencia ficción, según la cual fue Vladimir Putin quien secuestró el avión y falseó los “pings” que el avión estuvo emitiendo durante siete horas. Según él, la aeronave aterrizó en el cosmódromo de Baikonur. Lo más curioso de esta hipótesis es que ni el mismo Wise sabe explicar por qué el mandatario ruso organizó el secuestro. En el New York Magazine escribió: «Quizá lo que buscaba eran los secretos de alguno de los pasajeros…No hay forma de saberlo.»

La teoría del secuestro ha tenido un gran predicamento. Un periódico ruso, Moskovsky Komsolomolets, publicó que una fuente militar había comunicado al medio: «El vuelo MH370 de Malaysia Airlines, desaparecido el 8 de marzo con 239 pasajeros a bordo, fue secuestrado. Los pilotos no son culpables: el avión fue secuestrado por terroristas desconocidos. Sabemos que el nombre del terrorista que dio instrucciones a los pilotos es Hitch. El avión está en Afganistán no lejos de Kandahar, cerca de la frontera con Paskistán.»

Un poco más verosímil podría ser la hipótesis de un ex director de una aerolínea francesa, que investigó la posibilidad de que el vuelo fuera derribado por cazas militares estadounidenses, que sospecharon que había sido secuestrado para lanzarlo contra la base militar de Diego García, en el océano Índico. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos desmintió rotundamente esta hipótesis.

En la teoría conspiratoria casi nunca falta la CIA. En un blog, un ex primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, escribió que él cree que la CIA debe saber algo sobre el destino del avión. También reclama que el fabricante de la aeronave, Boeing, y algunas agencias del Gobierno, son capaces de tomar el control de los aviones comerciales como el Boeing 777, remotamente, si es necesario. Una hipótesis poco solvente porque en algunos casos podría ser necesario hacerlo, pero ocurre que es completamente imposible.

La abducción alienígena es otro clásico de la conspiración. En algunos blogs se insistió que en Malasia existe evidencia reciente de apariciones de OVNIs lo que podría apuntar a una intervención de extraterrestres. Alexandra Bruce de Forbidden Knowledge TV explica que del estudio de la información radar se puede deducir la implicación de alienígenas en la desaparición del vuelo. Es evidente que lo que muestra este análisis es que el vuelo se desvanece, pero no explica por qué.

Hubo, en un principio, aseveraciones tan curiosas como la de un ministro de Malasia que puso mucho énfasis en que el área donde desapareció el MH370 está justo en las antípodas del famoso triángulo de las Bermudas; aunque, según puntualizó The Sunday Times, la localización geográfica que hace el oficial es incorrecta. Y razonamientos tan simples como el del inspector general de la policía de Malasia, Tan Sri Khalid Abu Bakar: «Quizá alguien a bordo suscribió una prima de seguro importante, porque quiere que la familia gane, o alguien que deba a alguien mucho dinero, usted sabe, estamos mirando todas las posibilidades…»

Más allá de las fábulas de la conspiración un experto aviador ha desarrollado una explicación más plausible. News (BBC), publicó en 2015 un artículo en el que describe la hipótesis del capitán Simon Hardy, piloto de Boeing 777 y gran conocedor de las rutas asiáticas.

Hardy cree que el comandante del vuelo MH370, Zaharie Shah, evitó los radares de forma deliberada y voló el avión miles de millas antes de lanzarlo sobre el océano. Fue un acto deliberado, un suicidio, después de contemplar por última vez la isla que lo vio nacer.

«Alguien estaba mirando a Penang. Alguien echó una larga y emotiva mirada sobre Penang. El comandante había nacido en la isla de Penang.»

«He pasado mucho tiempo pensando en esto y al final encontré que fue una maniobra similar a la que yo hice en Australia sobre Ayers-Rock. Debido a que la aerovía pasa directamente sobre Ayers Rock tú no lo ves bien porque desaparece bajo la nariz del avión. Así que para verlo tienes que girar a la izquierda o a la derecha, ponerte al lado y efectuar un giro largo. Si ves lo que hizo el MH370, hubo tres giros, no uno. Alguien miraba a Penang.»

Las observaciones de Simon Hardy apuntan a que el piloto actuó deliberadamente y fue a despedirse de su terruño natal.

Han transcurrido más de dos años de la desaparición del MH370 y lo que ocurrió sigue siendo un misterio. Un suceso inexplicable. Aunque yo creo que aún resulta más inexplicable que los modernos aviones comerciales no transmitan en tiempo real, vía satélite, la mayor parte de los datos que guardan en sus cajas rojas y negras. Hoy, además de conocer el paradero del MH370, nos habríamos ahorrado cerca de los doscientos millones de dólares que llevamos invertidos en su búsqueda.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s